El poder de tus caricias

Investigaciones revelan que los bebés que son tocados amorosamente por sus padres se desarrollan mejor.

Foto: Archivo
PUBLICADO: EST Feb 6, 2012 11:19 am EST

Tiffany M. Field, directora del Instituto de Investigaciones del Tacto, de la Escuela de Medicina de Miami, dirigió una investigación en la cual querían medir el impacto en la salud de los bebés prematuros tras recibir 45 minutos de masajes diarios, repartidos en tres bloques de 15 minutos a lo largo de diez días.

Los resultados fueron un valioso hallazgo, ya que se percataron que había un incremento de peso en los bebés que recibieron los masajes, así como que abandonaron el hospital días antes que aquello que no obtuvieron este tipo de estimulación.

Tiffany M. Field pudo comprobar que son muchos los beneficios que un niño puede recibir gracias a tener contacto físico y que esto no depende de que haya nacido o no prematuro.

Cuando nace el bebé es inevitable intentar abrazarlo con el mayor cuidado posible, su apariencia frágil puede detenernos a tenerlo en el regazo y darle todas las caricias que inspira. Sin embargo, el contacto piel a piel será uno de los mejores estímulos y alimentos para su desarrollo, y más aún si va acompañado por alguna canción que le recites o algunas palabras de cariño.

Thomas R. Verny, autor del libro El futuro bebé, de Editorial Urano, explica que: “Los niños muy pequeños miran las caras de los adultos y responden de maneras que parecen corresponder con sus expresiones verbales o faciales. Sonríen cuando lo hacen los adultos y al ritmo de estos. Cuando las predicciones del bebé sobre la respuesta del adulto no se cumplen- por ejemplo cuando la madre reacciona a los arrullos del bebé con una expresión fría y distante- el recién nacido da muestras claras de malestar”.

No sólo tú, también él

¿Qué pasa con el papá? Hay que promover que también fortalezca el vínculo con su pequeño y que al igual que tú, aproveche cada oportunidad que tenga para que su vástago perciba todo su amor. Es un error pensar que es exclusivo de las mamás entablar una relación fuerte y cercana con sus hijos, será tarea de ambos buscar la manera para  propiciar que esto se convierta en parte de su vida cotidiana.

El autor del libro expone que el masaje fortifica la relación entre el bebé y su padre: “En un estudio australiano, los padres que dieron masaje y bañaron a sus hijos durante cuatro semanas recibieron más contacto visual, sonrisas, vocalizaciones y conocieron menos conductas de rechazo que los padres que no lo hicieron”.

Al igual que tú, su papá puede ayudar a que el desarrollo de su hijo sea sano y con todas las necesidades emocionales cubiertas, por lo que si juega con él, lo viste, baña y alimenta, estarán en la construcción de un escenario emocional en el que encontrarán empatía, seguridad y afecto.

Cada momento que pasa tu pequeño contigo y su papá es una estupenda oportunidad para transmitirle el amor que sienten por él, por medio de su voz, el contacto visual así como sus caricias pueden lograrlo. Escuchar el latido de su corazón, percibir su aroma, escuchar su voz son algunos elementos que pueden brindarle a su hijo no sólo la tranquilidad, también la certeza de que está en el mejor lugar del mundo: sus brazos.

Para saber más:

Instituto de Investigaciones del Tacto

http://www6.miami.edu/touch-research/

Para leer:

Padres a medias igual a hijos tres cuartos, Manuel Matos Méndez, Editorial Norma

“La perseverancia es el motor del éxito”

www.sermexico.org.mx

Bojorge@teleton.org.mx

Agrega un comentario

MÁS NOTAS

NOTICIAS